Lo importante es ganar un voto... hasta de los animales        La salud a sus hombros        Al menos sirve de algo        ¿Y el empleo?        Santo remedio        Fondos de agujero negro        Cómo acallar al mundo entero        Juego de espías        Líneas que jamás se cruzarán
 
martes 22 de julio de 2014
Contacto  Favoritos  
21/07/2012
Nacionales | EL LUGAR DE LA MUERTE DE LAS DOS JOVENES SALTEÑAS
El peor escenario
El lunes al atardecer, un agente de la subcomisaría del barrio San Carlos -experto en rastreos- recorría la orilla sudoeste del canal de Río Ancho, buscando a Luján Peñalva y Yanina Nesch. De repente vislumbró huellas de calzado -un par de zapatillas y uno de borcegos- y los siguió a lo largo de unos doscientos metros.

Al final encontró el árbol donde colgaban las jóvenes. Se detuvo a treinta metros y regresó a la sede policial. Así se puso en marcha el operativo.

Dos días antes, la última persona que las vio fue Josué Naum Chilo Rueda, el sábado a mediodía, que se cruzó con ellas cuando se dirigían solas hacia ese lugar.

Un día después de que la Policía dejara el lugar, un equipo periodístico de El Tribuno recorrió ayer la escena de los hechos.

Aproximadamente 130 metros al sur de la última esquina del barrio San Carlos, y a solo siete cuadras de las viviendas de las víctimas, un sendero de tierra es interrumpido por el canal del río Ancho, una estructura con paredes angulares de tres metros de profundidad y lecho liso, cargado de agua y barro de muy poca profundidad en esta época del año. Del otro lado, en el sector donde encontraron los cuerpos, malezas de pasto cubano sobrepasan los dos metros de altura e impiden advertir una plantación de soja que está a solo 20 metros. Atravesando ese campo labrado se detectaron las huellas de las amigas. El árbol donde las encontraron es un ejemplar añoso, de gruesas ramas. En una de ellas estaban colgadas las chicas. Una soga de ocho metros había sido anudada en los dos extremos. De esa forma, se convirtió en una horca de doble soga; en cada punta, con un nudo tipo horca -justamente- pendían las víctimas. Yanina, a cierta distancia del suelo, y Luján con los pies apoyados en la tierra aunque sin que las rodillas llegaran al piso.

Las pericias hasta ahora indican que los cuerpos de las jóvenes no presentan huellas de droga, aunque los exámenes toxicológicos estarán concluidos el martes.

Los padres de Luján reconocen que no aceptaban la relación de la muchacha con Ezequiel, pero no lo acusaron formalmente en sus testimonios. Hay muchas señales que inclinan la balanza hacia el doble suicidio. No hay, en cambio, elementos para una hipótesis de doble homicidio, porque no aparecen el sospechoso, el móvil ni los indicios de la participación de terceros.

Las dudas persisten porque no se sabe aún cuándo murieron ni se pudo reconstruir lo que ocurrió desde que las vio Josué hasta que las encontró el policía.

-----------

EL TRIBUNO Y PROPIAS

- 2010 DERIOJANOS.COM.AR -